Tarjetas de fidelización, más que ventajas

¡Comparte este post!

Dicen que fidelizar a un cliente cuesta menos que captar uno nuevo. Sin embargo, del dicho al hecho hay un trecho, ¿no? Si este es tu caso, te contamos lo que las tarjetas de fidelización pueden hacer por ti.

Cuando llevamos un tiempo gestionando nuestro negocio y nos encontramos una época en la que las ventas se estancan o bajan, debemos pensar en nuevas estrategias para remontar. ¡Hay que incentivar a nuestros clientes!

Esta “mala racha” puede deberse a múltiples razones y es posible que desde dentro de la empresa no sepamos ver exactamente qué es lo que va mal para que eso pase. Nuestro consejo es que, antes que nada, preguntes siempre a alguien externo y profesional del sector de marketing a la vez que hagas encuestas a tus propios clientes.

Contando con esto último, lo que venimos a decirte en este post nunca viene mal a una empresa que tiene ya cierta andadura en esto de las ventas. Así es, las tarjetas de fidelización son una estrategia de retención que, realizada correctamente, siempre atrae a los clientes.

¿Cómo funcionan las tarjetas de fidelización?

Al hablar de tarjetas de fidelización seguro que te viene a la mente tu cartera con tarjetas de descuentos o puntos de marcas como Carrefour, Decathlon, Yves Rocher, etc. ¿No te han atraído para conseguir productos y servicios por menor precio? Apostamos lo que quieras a que sí.

Las tarjetas de fidelización, también llamadas programa de puntos, aportan al cliente que las utilice en cada compra una serie de beneficios: descuentos, regalos, ventajas y ofertas en productos y servicios de la marca para la próxima compra. Los regalos que se puedan obtener o los puntos acumulables para ofertas y descuentos serán de mayor valor cuanto mayor sea la cuantía de las compras.

Ventajas innegables de las tarjetas de fidelización para una empresa B2C

Con ellas conseguimos:

  • Mejorar la satisfacción del cliente: Este siempre verá el abaratamiento de costes de forma positiva.
  • Mejorar la imagen corporativa: Igualando una estrategia de marketing a la altura de marcas de primer nivel.
  • Garantizamos futuras ventas: Aunque no sea de manera inmediata, éste no podrá olvidarse de que conserva un par de euros en esa tarjeta y pensará ¿cuándo puedo volver a comprar?
  • Mantenemos una comunicación a largo plazo con el cliente para recordarle los descuentos que tiene pendiente. Así estaremos presentes y nos tendrán en cuenta en su consumo.
  • Obtendremos información sobre el comportamiento de los clientes: Esta será otra vía cuantificable de los hábitos de consumo de nuestros clientes. Así, sabremos cuántos productos compran, cuáles son los que menos se adquieren o aquellas ofertas que más inducen al consumo.
  • Fortalecemos el lado emocional del trato entre empresa y cliente: El usuario recibe un trato privilegiado y, por ende, se siente mejor valorado consiguiendo así una relación más fuerte.
  • Podremos ser recomendados por nuestros clientes: Fomentaremos el boca a boca que tan bien funciona entre amigos. ¿Qué mejor forma de mejorar nuestra reputación y aumentar las ventas?

Qué tener en cuenta con las tarjetas de fidelización

Así, las tarjetas pasan a ser una estrategia de marketing que se debe complementar con otras acciones para que nos funcione al 100% y nos genere beneficios. ¡Cuidado! Pese a que su funcionamiento es sencillo, su correcta aplicación no lo es tanto, por lo que deben ser muy bien estudiadas y mantener un control constante en torno a ellas.

Por ejemplo, ¿qué productos quiero que sean los más vendidos en la próxima campaña, qué hago para que se dé esa segunda compra, cómo promociono a través de las tarjetas, qué incentivos emplear, quiénes deben ser clientes VIP?

Y es que las tarjetas de fidelización deben ir acompañadas de una auto promoción constante mediante diferentes canales (email marketing, app móvil o buzoneo), ser siempre recordadas en el punto de venta, además de analizar exhaustivamente las cantidades de compra de los clientes. Muchas acciones que engloban prácticamente la omnicanalidad.

Por tanto, aunque los gastos que nos supone llevar a cabo esta estrategia son menores que aquellos generados por la búsqueda, atracción y adquisición de nuevos clientes, debemos tener claro desde un principio todo lo que conlleva.

Si quieres poner en marcha tus propias tarjetas de fidelización, recuerda que en Nuntium Comunicación cuentas con nuestro asesoramiento personalizado para ayudarte y/o acompañarte en el camino.

¡Ánimo!


¡Comparte este post!
Por | 2018-10-03T12:46:17+00:00 agosto 21st, 2018|Marketing|Sin comentarios

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies