¡Comparte este post!

¿Quién no tiene ese amigo o conoce esa empresa que, en redes sociales, cuando publican una foto, un vídeo o un post se dan me gusta a su propia publicación? Por no hablar de aquellos que entablan una conversación con ellos mismos en su propia publicación, pero bueno, eso se merece otro post aparte.

Las redes sociales, como su propio nombre indica, nacieron para ser un espacio donde se creen vínculos y contactos sociales, por lo que, si se utiliza para hablar con uno mismo, la red social como tal pierde su esencia.

¡Cuidado! Porque darse like a uno mismo puede ser una patología

¿Te crees que estamos de broma? Bueno, un poco sí, pero todo lo que vamos a comentar es totalmente cierto. Hemos de decir que, si uno se da like o se comenta a sí mismo de forma puntual, puede llegar a ser algo “normal”, como cuando uno mismo se halaga delante de otros.

Entonces, ¿en qué momento pasa a ser un problema? Para saberlo es necesario tener en cuenta tres aspectos: la frecuencia, el contenido y el contexto.

Los que hacemos uso diario de las redes sociales llegamos a entrar de media unas tres veces al día a revisar estados, a leer noticias, a comentar, etc. Vamos, lo que viene a ser estar informados, o lo que otros llaman cotillear (sí, reconócelo que tú también lo haces). En cambio, hay otras personas que únicamente entran a publicar fotos o textos y seguidamente se dan like o se comentan. Este segundo, por tema de frecuencia, puede considerarse un problema, ya que hay un patrón en el comportamiento del usuario: acción – reacción.

El siguiente aspecto a tratar es el contenido. Y, es que, no es lo mismo que un usuario comente contenido de otro usuario y que, posteriormente, vuelva a comentar como explicación o añadiendo datos al primer comentario, que cuando te encuentras una conversación en la que parece que dos personas están interactuando cuando realmente es una sola.

Es en este momento donde entra en acción el contexto, porque la realidad es que todos hablamos con nosotros mismos forma bastante continua, pero es algo que se hace mentalmente y no de cara a los demás, por lo que en este caso es importante saber en qué contexto se está haciendo, ya que las redes sociales tienen esa delgada línea que rompen lo íntimo y lo público.

¿Por qué no dar me gusta a tus publicaciones si eres una empresa?

En este punto nos vamos a poner un poco más serios y, es que, son muchos los clientes con los que nos encontramos a los que le gestionamos las redes sociales, que ellos mismos, con el propio perfil de empresa, se dan like a las propias publicaciones. Por lo que, actualmente, una de nuestras tareas diarias es revisar todas las publicaciones realizadas por si ese día el cliente se gusta mucho muchísimo y empieza a darse me gustas como si no hubiera un mañana.

¿Cuáles son los motivos para no darse me gusta a tus propias publicaciones si eres una empresa?

  • Tenemos claro que no es por este motivo, pero puedes quedar de narcisista. Y nosotros, como agencia, no podemos permitir que tu empresa tenga esa imagen cara al público. (Qué guapa soy y qué tipo tengo)
  • Sabemos que os puede el afán de conseguir me gustas, pero un like arriba o un like abajo no va a cambiar nada, y mucho menos si ese like es propio.
  • A la hora de ver las estadísticas puede que no resulten 100% fiables, ya que tu like se contabiliza igual y tú no te vas a comprar a ti mismo.
  • Cada vez que das me gusta a una publicación propia un gatito adorable y peludito muere (bueno, vale, eso no es así pero captas la idea, ¿verdad?).

Déjanos en los comentarios si has sido víctima de este tipo de usuarios o empresas, ya que así, nos sentiremos apoyados moralmente. Ante cualquier duda o consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros, hasta entonces estaremos intentando rescatar a todos los gatitos posibles.

 


¡Comparte este post!