¡Comparte este post!

Montar y diseñar stands para ferias no lo puede hacer cualquiera, ¡hay mucho en juego! Por muchas guías y tutoriales que veamos se trata de algo más complicado que debemos dejar en manos de profesionales. Sin embargo, estos pasos te pueden servir para organizar tu agenda y saber qué hay detrás de este servicio que contratas.

¿Cuáles son las claves para que nuestro stand genere impacto? Descubre todo lo que debes saber para crear stands para ferias.

Durante estos días es cuando más ferias profesionales se celebran en España, que aprovecha su privilegiado clima para invitar a visitantes y expositores de diversos países. Aunque hay muchas cosas en las que pensar para planificar esta importante exposición, lo más importante va a ser nuestro stand, el foco de todas las miradas y una llamada a la acción en sí mismo.

¿Qué es un stand corporativo?

El stand va a ser la estructura que represente la identidad corporativa de tu empresa, el espacio en el que podrás interactuar con tus posibles clientes o contactos y donde puedas exponer de una forma visual y llamativa toda tu estrategia de comunicación.

Se trata de un elemento de comunicación visual que permite ir más allá de la publicidad tradicional. En un entorno donde los potenciales clientes tienen plena predisposición a saber más sobre tus productos, debes pensar cómo crear un stand para aprovechar todas las ventajas de la comunicación “face to face”.

¡Muestra la mejor cara de la empresa a tus clientes!

4 pasos para crear los mejores stands para ferias

A la hora de crear un stand corporativo debes tener claros todos los pasos que conlleva su planificación, diseño y montaje para que todo salga como tienes previsto (y mejor).

Toma nota.

  • Conceptualiza las ideas que quieres destacar

Lo primero de todo es tener claro cuál es la idea principal que quieres mostrar al público. Es evidente que en un stand no puedes volcar todo lo que te gustaría, para eso tendrás que contar con información complementaria. Pero lo cierto es que debes basar en algún concepto el modo en que el stand atraiga la atención de los demás.

La finalidad de un stand es ayudar en la estrategia comercial de un negocio, de manera que el propio espacio debe reflejar los objetivos comerciales principales. Así, mediante la creación de un ambiente atractivo optimizamos las comunicaciones verbales y visuales que queremos destacar.

  • Pensar en un gancho o factor sorpresa

¿Qué podría invitar a cualquier persona acercarse a tu stand? Ten en cuenta que habrá muchos stands con los que competirán. Antes de que el usuario pueda ver nuestro stand al completo, primero debe acercarse.

Este llamado factor sorpresa pueden ser muestras de alimentos o bebidas, pero también puede ser una señalética llamativa, un olor particular, un rótulo distintivo, un concurso, etc.

  • Diseño del stand y estructuración del espacio

El diseño va a ser finalmente la clave de todo, el que va hacer efectiva toda tu propuesta comunicativa. Para preparar un buen diseño, tienes que tener en mente en todo momento tu público objetivo, dejando a un lado tus gustos personales o los del diseñador. Pero, ojo, tampoco podemos olvidarnos de las tendencias o de aquello que está haciendo (o ha hecho) la competencia.

En el tema de stands en ferias profesionales, lo más importante es saber el espacio con el que contamos. Debido a que este factor va vinculado al presupuesto, hay que aprovechar ese espacio al máximo, tanto en superficie como en altura, para lograr una buena visualización. Ahí es donde reside el arte de diseñar un stand para ferias. Por ejemplo, haciendo uso de una torre para situar el logo, resaltando el mostrador, una estructura truss suspendida del techo para el material gráfico y la iluminación, etc.

  • Organizar el stand por zonas

Una vez metidos en el meollo, hay que organizar el stand en dos o tres áreas.

En líneas generales, el visitante obtiene un primer vistazo global o recibe un primer impacto visual, recibe una primera información sobre aquello que más le ha llamado la atención, pide una muestra o interactúa con el expositor y, si la cosa va bien, se involucra en el objetivo de la exposición.

Siguiendo esta lógica, lo habitual es que se distinga en el stand la zona de exposiciones o un mostrador, el desarrollo de la promoción del producto o servicios y una zona donde se visualiza notoriamente la marca.

¿Quieres saber más? En Nuntium podemos ayudarte con todo lo que necesites para una comunicación corporativa de éxito. ¡Cuenta con nosotros!


¡Comparte este post!