¡Comparte este post!

La tasa de carritos abandonados de nuestro e-commerce es una de las métricas más importantes que debemos tener en cuenta para determinar si la configuración de nuestra tienda y nuestro proceso de ventas es adecuada o no. Ten en cuenta que cada carrito abandonado es una venta menos y un dinero que no facturaremos. Por eso, saber es fundamental conocer todos los puntos que pueden frustrar una venta para así corregirlos de antemano y asegurar el buen funcionamiento del negocio. ¿Quieres conocerlos?

¿Qué puedo hacer para no tener carritos abandonados?

Para que tu web no se convierta en un parking de carritos abandonados solo tienes que asegurarte de que cumples con las siguientes recomendaciones:

Simplifica al máximo el proceso de compra

¿Tu proceso de compra requiere de muchos pasos, pide rellenar formularios muy largos o es complejo? Entonces ¡debes cambiarlo de inmediato! Si un usuario ve que comprar en tu página web es una odisea no se lo pensará ni un segundo: se irá a buscar una alternativa más sencilla.

Por eso, en tu proceso de compra debe quedar bien claro cómo configurar el pedido y cómo avanzar, para lo cual trabajar las CTA o llamadas a la acción es fundamental. Además, es recomendable no pedir al cliente más que los datos estrictamente necesarios, y que estos tengan relación con la compra que está efectuando: por ejemplo, si está comprando un libro online, no tendría sentido pedirle que nos dé la dirección de su domicilio.

No dejes lugar a las dudas

Una de las principales causas por la que los usuarios abandonan carritos y no finalizan la compra son las dudas. Tal vez nuestro proceso de compra nos parezca muy sencillo, pero aun así habrá personas que no se aclaren y que al final desistan y decidan comprar en otra parte. Créenos: esto ocurre con mucha más frecuencia de la que piensas.

Por eso, ofrecerle al usuario una vía de comunicación para que puedan preguntarnos y resolver sus dudas rápidamente es esencial. ¿Cuáles son los métodos más sencillos? Los chatbots, ya que ofrecen atención al cliente 24/7; y la sección de Preguntas Más Frecuentes (FAQ), que ponen a disposición de los usuarios las respuestas a las cuestiones más recurrentes sin siquiera tener que preguntar. Te sorprenderá comprobar la cantidad de carritos que se salvan gracias a estas dos herramientas.

Sé transparente

 Dar el precio final al cliente antes de que efectúe el pago es esencial para evitar la proliferación de carritos abandonados: no hay nada peor que un usuario que piensa que está comprando un producto a un precio y que luego se lleve una sorpresa desagradable, ya que se sentirá que estaba siendo engañado, por lo que no solamente no comprará, sino que seguramente no volverá nunca porque no se fiará de nuestra tienda.

Por lo tanto, sé transparente: muestra el precio total del producto y su desglose (IVA, otros impuestos y gastos de envío).

No obligues a registrarse

¿Te has parado a pensar cuántos carritos han sido abandonados porque el usuario ha visto que tenía que registrarse para pagar y ha decidido no hacerlo?

Una forma fácil de eliminar este problema es permitir la compra sin necesidad de hacer un registro, es decir, implementar el Guest Check out. Así, al cliente solo se le pedirán los datos imprescindibles y no sentirá que le estamos obligando a registrarse en un sitio que no le interesa. ¡Y recuerda! Lo más importante para asegurarnos de que ese cliente vuelva y decida finalmente registrarse es que esté satisfecho con la experiencia de compra.

Ofrece métodos de pago variados

Piénsalo: si solo tienes disponible un método de pago, los usuarios que deseen realizar una compra y pagar con un medio distinto no podrán o no querrán hacerlo. Por eso es importante ser flexible y ofrecer varias formas para efectuar el pago: tarjeta, Paypal, wallet

 Asegúrate de que no te olvidan

Puede que, a pesar de todo, algunos de nuestros usuarios abandonen sus carritos. ¡Pero aún no está perdido! Siempre puedes recurrir a las cadenas de e-mail para recordarles que tiene un carrito lleno en nuestra tienda y hacerle ver los beneficios de la compra, resolver sus dudas, darle detalles sobre los productos, informales sobre la política de garantía y devolución… eso sí, no hagas spam: con tres corres es suficiente.

En la misma línea, el remarketing puede servirte para que el usuario te recuerde y se plantee si volver a recuperar su carrito lleno o no. Persuádelo e invítale a volver.

Ahora que ya conoces las mejores técnicas para no tener tantos carritos abandonados ya puedes implementarlas en tu tienda online y mejorar su rendimiento. ¡No esperes más!


¡Comparte este post!