¡Comparte este post!

Uno de los indicadores clave para medir el rendimiento y la eficacia de nuestras estrategias y acciones online es la tasa de conversión, es decir, el porcentaje de usuarios que entran en nuestra página web y acaba por realizar una transacción, bien realizar una compra o dejar sus datos a cambio de algún incentivo. Por eso, hoy en día es esencial conocer el elemento que juega el papel más importante a la hora de conseguir una buena tasa de conversión: la landing page. ¿Quieres saber qué es una landing page y qué elementos debe incluir para funcionar? Te lo explicamos todo en este post.

¿Qué es una landing page?

Una landing page o página de aterrizaje es una página web diseñada para conseguir una conversión, es decir, que el usuario realice una determinada acción que tenga un valor medible. Así pues, el objetivo último de una landing page es captar leads.

La conversión de usuarios en lead puede ser:

  • Directa, cuando el usuario responde a una oferta y realiza la compra de un producto o servicio
  • Indirecta, cuando el visitante rellene un formulario con sus datos personales (nombre, email, teléfono de contacto…) a cambio de un contenido o servicio gratuito que le interese, como por ejemplo una guía, una plantilla… Este tipo de conversión permite ampliar las bases de datos de las empresas y poner en marcha estrategias de marketing más avanzadas, como el lead nurturing.

Por ejemplo, en Nuntium tenemos una página donde podrás descargar un e-book sobre marketing para comercios gratuito rellenando un formulario de contacto: este es un ejemplo perfecto de landing page.

Elementos que la landing page debe incluir para lograr los objetivos de conversión

Como hemos visto, el objetivo de las landing page es conseguir que el usuario lleve a cabo la acción que nos interesa, ya sea comprar un artículo, dejarnos sus datos de contacto, rellenar una encuesta… por lo tanto, debe contar con una serie elementos enfocados a convencer al usuario de que realice la conversión. Dichos elementos son los siguientes:

  • Título y subtítulo: el título y el subtítulo son los elementos que impactarán primero en el usuario que llegue a tu landing page, y por lo tanto deben transmitir de manera concisa y clara la propuesta de valor de tu oferta. Su tamaño deberá resaltar.
  • Reinforcement statement y argumento final: tras el título y el subtítulo podrás destacar las características más importantes de tu propuesta con el objetivo de reforzarla; recuerda que debes ser breve y claro. Para finalizar, resume los beneficios de tu producto o servicio para aumentar las posibilidades de conversión.
  • Hero Shot: el Hero Shot es la imagen o el elemento gráfico que debe reflejar la propuesta de valor de la oferta. Debe ser coherente con el título y el subtítulo y de buena calidad. Lo ideal es utilizar imágenes propias en lugar de recurrir a bancos de imágenes. Y, si decides utilizar un vídeo, el producto deberá aparecer en contexto y mostrando los beneficios de la propuesta de valor.
  • Call to Action (CTA): los Call to Action son elementos que indican al usuario la acción que deseas que realice, por ejemplo: ‘Compra el artículo’, ‘Descarga la plantilla’, ‘Realiza tu consulta’… lo más importante es ser muy específico con estos elementos para reforzar la propuesta de valor y no utilizar términos vagos como ‘Descargar’ o ‘Enviar’. Por otra parte, los CTA deben estar diseñados en colores llamativos y estar colocados de forma que resulten visibles.
  • Formulario: el formulario es el elemento donde el usuario debe dejar su información personal. Es esencial que pidas solamente información útil y que los datos sean coherentes con la oferta: por ejemplo, no deberías pedir la dirección de un usuario que pretende descargarse un e-book.
  • Listado de beneficios: siempre es interesante resaltar los beneficios de la propuesta de valor para convencer al usuario de que nuestro producto o servicio puede satisfacer una de sus necesidades. Para resumirlos, utiliza bullet points, ya que facilitarán la lectura y esquematizarán el texto.
  • Prueba social: en la actualidad, los usuarios tienden a leer comentarios de clientes antes de hacerse con un producto o servicio. Por lo tanto, incluir testimonios para dar credibilidad a nuestra propuesta de valor es esencial para animar a los usuarios a realizar la conversión.

Ahora que ya sabes qué es una landing page, cuáles son los elementos que deben formar parte de ella y cómo deben ser, ya puedes comenzar a trabajar en la tuya. ¡Verás cómo los resultados de tus estrategias online y tu tasa de conversión mejoran!


¡Comparte este post!