¡Comparte este post!

La tasa de conversión de nuestra página web es una de las métricas por excelencia que tenemos que tener en cuenta ya que es el indicador que nos dirá si nuestro proyecto avanza con buen pie o si, por el contrario, hay algo que debemos cambiar. Y es que una mayor conversión significa más leads, más clientes y más beneficios en general. ¿Quieres mejorar la conversión de tu página web pero no sabes por dónde empezar? Estás en el lugar adecuado: en este post te damos un par de ideas.

¿Cómo puedo mejorar la tasa de conversión de mi web?

Ten en cuenta que la tasa de conversión siempre puede mejorarse, aunque ya partamos de un ratio alto. Si estás buscando formas de llevar a cabo esa mejora que suponga un punto de inflexión para tu web, ¡atento a las siguientes ideas!

Mejora el tiempo de carga

¿Sabías que los usuarios de Internet tienen una capacidad máxima de espera de solo ocho segundos? Esto significa que si tu página tarda demasiado en cargar, con toda seguridad acabarán abandonándola: de hecho, se estima que las conversiones descienden un 1% por cada 0 ‘1 segundos de aumento en el tiempo de carga. Así pues, asegúrate de reducir el tamaño de las imágenes, de limpiar el código… para que el tiempo de carga no sea superior a cinco segundos. Esto te ayudará no solo a retener a los usuarios que abran tu página, sino también a mejorar tu posicionamiento en Google y por tanto, a tener mayor visibilidad. Todo esto mejorará la conversión de tu web.

Simplifica la arquitectura de contenidos

La experiencia de usuario positiva es uno de los puntos clave para conseguir una buena tasa de conversión, y en ella influye de forma decisiva la arquitectura de contenidos de nuestra página. La manera en la que agrupamos los contenidos en nuestro website es fundamental para que el usuario encuentre lo que busca: este debe ser capaz de llegar en pocos pasos a aquello que le interesa, por lo tanto, los contenidos deben estar estructurados de forma coherente, en pocas categorías que, a su vez, estén ordenadas lógicamente y sean fáciles de localizar. El objetivo es que navegar por nuestra web sea intuitivo y sencillo. De lo contrario, el usuario se perderá, se frustrará y acabará por abandonar nuestra página sin realizar conversión alguna al no haber encontrado lo que buscaba.

Añade un apartado ‘Quiénes somos’

Para conseguir que un usuario nos facilite sus datos y realice una compra o un registro, es esencial que confíe en nosotros. Por lo tanto, un apartado ‘Quiénes somos’ donde expliques la historia de la empresa, a qué se dedica y los valores que la guían te ayudará a ganarte al cliente y transmitirá sensación de cercanía. ¿Necesitas inspiración? ¡Echa un vistazo a la nuestra!

Trabaja en las llamadas a la acción (call to action)

 Las llamadas a la acción o call to action (CTA) son aquellos botones que invitan a los usuarios de tu página web a llevar a cabo la acción que te interesa, por ejemplo, ‘Pedir cita’, ‘Registrarse en la web’, ‘Añadir al carrito’… Se trata de elementos muy importantes que pueden mejorar la conversión de forma sustancial, aunque muchas veces se pasan por alto.

Las CTA eficaces deben estar diseñadas para que llamen la atención (en colores llamativos, tipografía de buen tamaño…) y estar colocadas a la vista. Además, es importante que sean precisas: evita utilizar frases vagas como ‘Comprar’, ‘Descargar’, ‘Alquilar’… y sustitúyelas por ‘Comprar este artículo’, ‘Descargar la plantilla’ o ‘Alquilar este vehículo’.

Simplifica los formularios

Si un usuario va a descargarse o a adquirir un producto o servicio y se encuentra con un formulario de registro larguísimo que pide información poco coherente con la oferta, seguramente no terminará la operación porque se agobiará o porque desconfiará de nuestras intenciones. Por eso, lo mejor es pedir solamente los datos imprescindibles: correo electrónico, nombre y apellidos.  No preguntes ningún otro dato a no ser que sea absolutamente necesario.

Añade una prueba social

En la actualidad, los usuarios online investigan sobre los productos que les interesan, comparan ofertas y leen los comentarios y experiencias de compradores anteriores antes de decidirse a realizar una transacción. Por lo tanto, añadir testimonios es fundamental para mejorar la conversión, ya que aumentan la credibilidad de la web. Eso sí… ¡haz todo lo que esté en tu mano para satisfacer a los clientes y que los testimonios sean positivos!

Elimina las distracciones a la hora de finalizar la conversión

Puede que te tiente la idea de añadir ofertas a otros productos en ciertas partes de tu web, como el carrito de la compra, para conseguir ventas cruzadas o up-selling. Pero, ¡nunca incluyas nada de esto en la pantalla de pago o de registro! Lo único que conseguirás será distraer al usuario e incrementar las opciones de que salga, siga buscando, se lo piense y decida abandonar la página. Así pues, elimina tanto las ofertas como cualquier elemento que pueda distraerle a la hora de finalizar la conversión y procura que la pantalla quede bien limpia.

¿Cuál de estas ideas te ha inspirado más? No lo dudes: ponla en marcha en tu página web y ¡mejora ya tu conversión!


¡Comparte este post!