¡Comparte este post!

Una de las decisiones más importantes que los negocios online deben tomar a la hora de comenzar a operar es la forma de pago que van a implementar para que el cliente pueda realizar la compra de sus productos. Esta decisión es muy importante, ya que puede condicionar los resultados de la empresa en términos de seguridad, confianza y costes, pero no es fácil ya que existen muchos métodos de pago para tiendas online, cada uno con pros y contras que merece la pena analizar. A continuación, te explicamos cuáles son y repasamos sus principales ventajas e inconvenientes. ¡Sigue leyendo!

Principales métodos de pago en tienda online

Los negocios online se enfrentan a un reto en el momento del pago de la transacción: validar la identidad de quien dice ser el titular del medio de pago. Es fundamental, por lo tanto, que este proceso sea lo más eficaz posible —teniendo en cuenta que, hasta que no se desarrollen por completo otras técnicas como el reconocimiento facial y ocular, la seguridad 100% es imposible—. Por otra parte, el medio de cobro supone un coste para quien vende online, ya que se deben pagar comisiones. Estos dos condicionantes deben ser tenidos muy en cuenta a la hora de decidirse por uno u otro sistema de pago de entre los siguientes:

Tarjeta

Seguramente hayas pagado con tarjeta muchas veces al realizar una compra online; es natural, ya que la tarjeta el método de pago en tienda online más popular del mundo: para poder realizar el cargo de forma automática, el sistema del e-commerce valida la operación gracias a un software TPV virtual que lee los datos de forma telemática.

La principal ventaja del pago con tarjeta es que es universal, por lo que la mayoría de los clientes sabe cómo funciona. Además, las comisiones para el vendedor son bajas, la integración de su tecnología es estándar y bastante sencilla, y el cobro, fácil de gestionar.

Sin embargo, este método también presenta algunos inconvenientes: por una parte, la probabilidad de fraude es alta dada la dificultad para validar la identidad de quien dice ser el titular; y por otra parte, existe la posibilidad de sufrir el efecto chargeback si el comprador rechaza el cargo y el e-commerce no cuenta con pruebas concluyentes que demuestren que solicitó el pago.

Tarjeta 3d Secure

Estas plataformas también funcionan con tarjeta, pero el pago se realiza en la web del banco emisor de esa tarjeta y no en la web del negocio online. El objetivo es asegurarse que quien realiza la compra es realmente el titular: para ello, el banco le requerirá algún tipo de clave.

Los beneficios de adoptar el método de pago con tarjeta 3d Secure es que está muy extendido, es simple y económico para el vendedor, y sobre todo, que es más seguro y que no se asume el riesgo de sufrir fraude, ya que es el banco el que se ocupa de la gestión del pago.

Como contrapartida, lo cierto es que no hay un estándar que permita realizar la validación: cada banco la lleva a cabo de forma distinta, lo cual genera confusión en el comprador, y en muchos casos, una sensación de desconfianza que puede dar al traste con la transacción. Asimismo, técnicamente es un método más complejo porque el proceso se realiza en dos webs diferentes que deben coordinarse de forma perfecta.

Paypal

Paypal es un medio de pago nativo digital que nació ad hoc para realizar compras online: se trata de un sistema que permite pagar desde una única cuenta para el vendedor, con independencia de qué medio de pago elija el cliente para pagar (monedero electrónico, tarjeta o transferencia bancaria). El proceso es muy parecido al 3D secure, solo que en este caso es Paypal el que se encarga de validar la transacción y devolver la aceptación o rechazo a la web que vende.

La ventaja de adoptar este sistema de pago es que genera mucha confianza en el cliente porque no debe dar sus datos de pago al e-commerce; además, es un medio muy seguro para el vendedor porque los procesos de control de fraude son muy potentes, y permite cobrar o pagar en cualquier lugar del mundo con el mismo proceso. Por otra parte, es sencillo de integrar, y la experiencia del usuario suele ser buena porque el entorno en el que opera es conocido y su diseño está cuidado.

No obstante, Paypal tiene dos grandes inconvenientes: en primer lugar, no es un método de pago muy extendido, por lo que la mayoría de clientes no lo utilizarían. Y, en segundo lugar, es bastante más caro para el vendedor que el pago con tarjeta o con 3d Secure.

Transferencia bancaria y transferencia bancaria online

El proceso de compra online con transferencia bancaria es el siguiente: el cliente realiza la compra sin ninguna validación relativa al cobro, pero el pedido queda retenido en espera de que se compruebe dicho cobro. Una vez finalizada la compra, el cliente debe hacer la transferencia y enviar el justificante a la web vendedora, que liberará el envío.

Entre sus principales ventajas están que es gratuito para el e-commerce, totalmente seguro porque el rechazo posterior es inviable, y que la transferencia es un método de pago muy habitual.  Sin embargo, las transferencias no son solo muy complejas de gestionar, sino también lentas, con lo cual la entrega y recepción del producto suele ser tardía. Asimismo, al disociar el momento de la compra del pago, los abandonos de pedido son muy habituales.

Una variante de la transferencia tradicional mucho más rápida e igual de segura es la transferencia bancaria online, que consiste en pagar en el mismo momento de la compra a través de la banca electrónica en la web de la entidad y por el proceso normal de autentificación. Sin embargo, no es un método de pago muy extendido y, además, es una alternativa técnicamente muy compleja porque requiere integrarse con todos los bancos.

Domiciliación

La domiciliación bancaria es un medio de pago muy extendido en los negocios tradicionales, pero no tanto en los e-commerce: consiste en que el comprador autorice al vendedor a hacer cargos directos en su cuenta corriente bancaria. Cada vez que compre, el vendedor emitirá un recibo que es atendido por el banco del comprador, que puede rechazar el cargo si no lo considera correcto en el plazo de tres meses.

La domiciliación es un medio muy barato para el vendedor y muy seguro para el comprador, muy sencillo y cómodo para ambas partes; sin embargo, no es válido para el comercio internacional, y por otra parte, el comprador puede devolver cargos sin tener que justificarlos en el plazo de tres meses. Por lo tanto, solo es aconsejable para clientes de mucha confianza.

Scrow

El scrow es un método de pago que consiste en gestionar la transacción a través de un tercero de confianza para ambas partes: al comprador se le garantiza que no pagará si no recibe la mercancía y al vendedor que cobrará seguro, entregue o no el producto. Este método es muy popular en comercio internacional, sobre todo cuando se trata de transferencias de propiedades: dominios, marcas… dado que es un método muy seguro para el comprador y el vendedor.

Sin embargo, es un proceso largo, muy caro y extremadamente complejo que requiere de una gestión intensiva: para empezar, se describe la operación —quién es el comprador, el vendedor, el precio y el producto—, y luego la entidad gestora valida la identidad de ambas partes. El comprador deposita el dinero en la cuenta scrow y el vendedor recibe la notificación para poder proceder al envío o transferencia; cuando el scrow confirma la recepción, se libera el pago al vendedor.

Otros métodos de pago

En los últimos tiempos se han popularizado otros métodos de pago en tienda online que poco a poco están tomando impulso, principalmente:

  • Wallets o monederos electrónicos: se trata de cuentas donde se puede precargar un saldo que puede ser usado en las transacciones donde se admita. Casi todas los grandes players digitales han desarrollado el suyo: Apple, Google, Facebook, Samsung …
  • Tarjetas prepago: son tarjetas y funcionan como tal, pero, desde el punto de vista del usuario funcionan como un monedero electrónico. Por tanto, hay que precargarlas previamente.

Teniendo en cuenta las ventajas e inconvenientes de cada uno de estos métodos de pago, ¿cuál vas a elegir para tu tienda online?


¡Comparte este post!