¡Comparte este post!

Seguro que has oído hablar alguna vez de Google Tag Manager, una popular herramienta de Google que desde hace algunos años está en boca de todos los profesionales del marketing digital.  Y no es para menos, ya que es muy útil y tiene muchas ventajas en lo que a la monitorización de páginas web se refiere. Por eso, a continuación, te explicamos todo lo que necesitas saber acerca de esta herramienta para que te familiarices con ella y empieces a utilizarla de inmediato. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es Google Tag Manager?

Google Tag Manager (GTM) es una herramienta gratuita que Google pone a disposición de los usuarios para simplificar la gestión de las etiquetas o scripts con los que monitorizamos el funcionamiento de nuestro sitio web. Ya sabes: su tráfico web, los resultados de nuestro SEO, la tasa de conversión de las campañas de publicidad, los datos del retorno de inversión…

Así pues, podríamos definir Google Tag Manager como un contenedor desde el cual gestionar todas estas etiquetas, ya que unifica en un único lugar todo aquello que estás monitorizando en tu web.

Y esto, ¿cómo es posible?, te preguntarás. El secreto de GTM es generar un iframe contenedor que se coloca tras la apertura del <body> en la web y que sustituye al conjunto de etiquetas que, de otra forma, tendríamos que colocar una por una. Esto, además, nos permite colocar esas etiquetas nuevas sin necesidad de instalar un código nuevo en la interfaz, con lo cual ya no es necesaria la intervención de un desarrollador web ni de conocimientos en programación.

Ventajas de utilizar Google Tag Manager

Google Tag Manager se ha convertido, como sabes, en una herramienta muy utilizada en el mundo del marketing digital debido a las muchas ventajas que ofrece. Son las siguientes:

  • Disminuye la dependencia de Marketing con IT/Desarrollo: tal y como hemos comentado, desde tu contenedor podrás configurar tus píxeles sin tener que solicitar al equipo de IT que inserten los códigos en la web o las apps. Esto permite, además de ganar en autonomía, ahorrar un tiempo precioso.
  • Favorece la limpieza del código: al tener todas las etiquetas dentro del contenedor, evitarás que se esparzan por el código y lo mantendrás limpio. Además, ya no tendrás que volver a tocarlo.
  • Da la posibilidad de controlar las versiones: esta es una característica muy importante y realmente interesante. Gracias a GTM tendrás control total de las versiones por lo que, si cometes un error, solo tendrás que respirar hondo y activar la opción de cargar la última versión estable de las etiquetas. ¡Solucionado!
  • Favorece la integración no solo con productos de Google (Analytics, Ads) sino también con productos de terceros.
  • Activa las etiquetas de forma asíncrona, por lo que no ralentizan la carga de la web.
  • ¡Es gratis!

¿Cómo funciona Google Tag Manager?

Si estás pensando en empezar a utilizar GTM, ¡no lo dudes! Como ves, merece la pena. Para ayudarte a dar tus primeros pasos, a continuación, te explicamos el funcionamiento básico de esta herramienta. Lo primero que debes saber es que en Google Tag Manager existen tres componentes:

  • Etiquetas: las etiquetas son los fragmentos de código que te permitirán monitorizar tu página web
  • Activadores: podemos definirlas como las reglas que determinan si una etiqueta se activará o no y cuándo lo hará.
  • Variables: se trata de los valores que se emplean en los activadores y en las etiquetas.

Una vez tengas claros estos tres elementos, trabajar con Google Tag Manager será bastante sencillo. Eso sí, tendrás que hacer un par de pruebas para pillarle el truco. Para empezar, solo tienes que:

  1. Abrir una cuenta en GTM
  2. Crear un contenedor para tu página web o aplicación (app). Este contenedor es ni más ni menos que un fragmento de código, el único que tendrás que instalar en tu sitio web. Recuerda: en él estarán contenidas todas las etiquetas que utilices para monitorizar tu página.
  3. Ahora solo tendrás que instalar el código en tu web o App. ¡Recuerda! Debe aparecer en todas las páginas del sitio, justo después de la etiqueta <body>.
  4. Crea las etiquetas que desees para controlar y seguir el funcionamiento de tu página: Google Analytics, Adwords, píxel de Facebook
  5. Crea los activadores para que esas etiquetas se activen cuando tú lo deseas
  6. Si quieres, también puedes crear variables para tus configuraciones.

¡Y ya lo tienes! Ahora ya podrás gestionar todas tus etiquetas directamente desde GTM.

Ahora que ya conoces Google Tag Manager y sabes cómo funciona, ¿a qué esperas? Abre tu cuenta y comienza a disfrutar de sus muchas ventajas. ¡Verás que merece la pena!


¡Comparte este post!