Una de las tareas más difíciles que puedes tener a la hora de crear una marca o empresa es el proceso del naming. Ese proceso de nombramiento que influirá en la identidad corporativa para toda la vida…Te decimos cómo hacerlo para que te sea más fácil.

Aunque nos suene a proceso abstracto y tedioso, debemos dejar de lado el miedo y lanzarnos con el naming cuanto antes para configurar la identidad corporativa y que ésta se posicione en el mercado. Es decir, el naming es el primer paso que debemos dar para dotar de significado a nuestra marca.

El nombre de una marca o producto, puede llegar a ser determinante para su buena valoración, pues va directamente vinculado con las primeras impresiones y las asociaciones que los usuarios vayan hacer sobre el mismo.

Por tanto, llevar a cabo un naming con acierto será fundamental.

Directrices para crear un naming con éxito

Vayamos por pasos.

  1. Describe brevemente en qué consiste tu empresa. Esto te servirá como ejercicio interno y para desarrollar posteriormente tu propio libro de estilo y tu estudio de mercado. Analiza a la competencia, evalúa cuáles son los pilares fundamentales que definen a tu negocio y piensa a quiénes va dirigido.
  2. Decide qué valores de tu negocio quieres transmitir y qué se podría ver reflejado en el nombre.
  3. Realiza un brainstorming: Es tiempo de escribir todos los nombres que se te ocurran. Mezcla los conceptos que vayan surgiendo para ir uniendo unos términos a otros de manera aleatoria. Para ello debes tener en cuenta algunas estrategias destacadas de naming:
    • La aliteración: Consiste en la repetición de fonemas en una misma palabra.
    • El ritmo, cuando el nombre está formado por más de una palabra.
    • La onomatopeya: Para expresar en palabras la imitación de un sonido que represente lo que significa la empresa.
    • La yuxtaposición de varios morfemas en una palabra. Ejemplo: FedEx.
  4. Sírvete de la ayuda de algunos diccionarios que parecen destinados para el naming:
    • Rimador: escribe las letras finales de tu sugerencia y encuentra la rima que más te guste. Puede resultarte de gran inspiración para la elaboración de tu eslogan.
    • Urban Dictionary: Nos indicará si las palabras elegidas tienen connotaciones negativas en otro idioma. Para que no ocurra como en el conocido caso del vehículo Mitsubishi Pajero.
    • Wordsafety: Si escogemos un nombre en otro idioma, siempre es buena idea saber con exactitud como se pronuncia. Esta herramienta nos ayudará con precisión.
  5. Comprueba que el nombre elegido no esté registrado como dominio.

Recomendaciones básicas para el naming

Finalmente, ten en cuenta que debes dar prioridad a las siguientes consideraciones:

  • Que sea breve, con sonoridad y fácil de recordar, de pronunciar, leer y escribir.
  • Que sea original, único y diferente.
  • Que favorezca una imagen positiva de la marca.
  • Que sea sugerente.
  • Que sea flexible, de manera que encaje fácilmente en un logotipo y se pueda combinar en múltiples diseños.